1. Tómalo en serio, fíjate como meta hablar español como un nativo. Hay varias personas que lo han logrado, ¿por qué no lo podrías tú? De seguro habrás escuchado decirles a personas extranjeras de países hispanohablantes: “hablas como un propio español”, o “un propio mexicano” o “un propio ecuatoriano”, etc.

2. Comenta a tus amigos “que estás aprendiendo a hablar español”, luego te dará satisfacción comentarles “que sabes hablar español”, (incluso si no lo dominas), con tu compromiso y voluntad lo lograrás algún día. El hecho de comentar a otras personas nuestros propósitos, nos compromete a hacerlo. Tal vez uno de ellos también está aprendiendo, entonces pueden practicar juntos.

3. Utiliza apps para aprender español, puedes encontrar muchas en internet, te ayudarán a competir con gente que también lo está aprendiendo, te desafía para alcanzar niveles y te compensa con puntos y premios. Si bien son un buen método de aprendizaje, tómalas como un juego, y por lo tanto trata de ganarlo.

4. Toma clases en línea, si tu amigo o amiga que habla español está muy ocupado, recurre a plataformas virtuales para aprender español, en ellas podrás encontrar a profesores de excelente calidad y podrás mantener conversaciones amistosas que al mismo tiempo te enseñarán a pronunciar, escribir y leer (averigua sus planes de enseñanza). De seguro encontrarás uno a tu medida, hay varios perfiles con diferentes tarifas y diferentes horarios. Revisa sus vídeos de presentación, te aseguro que no te arrepentirás de haber tomado una clase.

5. Encuentra un “youtuber” en YouTube (valga la redundancia), que ofrezca clases de español, repasa una clase diaria, tienes la oportunidad de elegir él o la que más te guste, sus clases suelen ser muy divertidas y graciosas. ¡Qué mejor que reír y aprender a la vez! También puedes intentar cantar en español, ahora puedes encontrar muchas canciones con subtítulos, que te ayudarán a aprender español y afinar tu voz.

6. Hazlo todos los días, la constancia es primordial para aprender. Puedes reducir las horas de estudio los fines de semana, pero hazlo por lo menos cinco minutos con cualquiera de tus apps. Por el contrario, si no dispones de mucho tiempo entre semana, puedes duplicar tus horas de aprendizaje los fines de semana. Pero recuérdalo: todos los días.

7. Cada que aprendas una palabra nueva escríbela a mano e imagínala, también la puedes asociar a una persona u objeto. Imagínate practicando el nuevo verbo que acabas de aprender. Crea tus propias tarjetas de aprendizaje, tal cual como aprenden los niños. Estudios demuestran que la caligrafía mejora el aprendizaje y la memoria (Bounds, 2010).

8. Mira películas, series de televisión, telenovelas o documentales (para iniciar con subtítulos), inconscientemente tu cerebro grabará las palabras y las asociará a los actos y objetos que estés mirando.

9. Lee diarios o periódicos locales manténte informado y a la vez aprende español. Leer noticias actuales, te ayudará a descubrir nuevas palabras de uso cotidiano, que no siempre encontrarás en los libros o apps para aprender español. Si estás interesado o interesada en viajar a un país hispanohablante en particular, averigua sus diarios locales, así te acercarás más a su cultura y manera de hablar. 

10. Auto-evalúate, construye oraciones simples, escríbelas y dilas en voz alta. Pregúntate del 1 al 10, cuánto haz aprendido semanalmente, de seguro algún día, te calificarás como 10. Recuerda hacerlo semanalmente, no acumules información sin haber repasado y aprendido.

Quedan cortas las recomendaciones para aprender español, por lo que te recomiendo usar tu creatividad y sobretodo disfrutar aprendiendo. La información en esta publicación ha funcionado y funciona con varios estudiantes, si bien no puedes aplicar todas las recomendaciones a tu rutina y métodos de estudio, acógelas como una guía motivante.

Referencias:– Bounds, Gwendolyn (2010). Cómo escribir a mano ayuda a ejercitar el cerebro. En The Wall Street Journal. Recuperado en: https://goo.gl/iVtLk2